Rinoplastia, una operación que cambia toda la forma de la nariz

La Rinoplastia es una cirugía que se realiza con el objetivo de reparar o remodelar la nariz de una persona, cuando esta presenta ciertos tipos de defectos. Se considera un tipo de operación estética que permite cambiar la forma de la nariz mediante distintas técnicas, para lograr un resultado a gusto del paciente. Te invitamos a descubrir este procedimiento tan frecuente en la actualidad.

Rinoplastia ¿De qué trata esta operación?

La Rinoplastia es una operación quirúrgica mediante la cual se pueden resolver los problemas estéticos presentados por una persona, asociados a la apariencia física de su nariz.

En muchas ocasiones y a consecuencia de la herencia genética, algunas personas tienen una configuración ósea de su nariz con la que no se sienten conformes desde el punto de vista estético. Por ejemplo, se puede dar el caso de que presenten una giba ósea, donde el hueso de la parte dorsal de su nariz sobresale; algo que no les agrada a muchas personas.

Debido a esto, sienten que su nariz altera la armonía facial de su rostro restándole belleza; sin considerar que en algunos casos incluso puede dificultarles la respiración. Ante cualquiera de estas circunstancias la cirugía se justifica como un medio para mejorar su apariencia y a su vez aumentar su autoestima, para que puedan sentirse mejor consigo mismos.

es una persona puede necesitar la realización de una Rinoplastia son muy variables, una de ellas es corregir las fallas presentes en la configuración física de su nariz, como es el caso de las malformaciones de origen congénito; entre las cuales también se pueden mencionar el caso del paladar hendido o la giba ósea en el dorso de su nariz.

Pero en general los motivos pueden ser diversos, entre ellos merece la pena mencionar los siguientes:

  • Debido a la presencia de complejos, por la falta de simetría en la apariencia física de la nariz.
  • Por ser necesaria la reparación de algún daño, especialmente cuando han sufrido un golpe en la nariz que les ocasionara deformaciones y requieran recuperar su apariencia estética.
  • A causa de dificultades respiratorias; puesto que muchas personas tienen deformaciones en los tabiques nasales, que entorpecen el paso fluido del aire.
  • Cuando se presenta una giba dorsal, que como se ha comentado es el hueso en forma de joroba sobre la nariz.
  • En aquellos casos en que la persona tenga una nariz muy larga; o quizá demasiado ancha.
  • Posiblemente el motivo para operarse sea simplemente la necesidad de enderezar su nariz, en vista de tenerla torcida o con una desviación del tabique nasal.

Como podemos ver, los motivos pueden ser muchos, pero la solución es una sola: realizase una Rinoplastia, la cual les permite a las personas contar con una solución que se adapta a cada una de sus necesidades.

Tipos de Rinoplastia

La rinoplastia es una operación donde el cirujano tiene que contemplar como primer elemento, que la principal función de la nariz es facilitar la respiración; luego se dedica a resolver cómo realizará el cambio estético de este órgano, para que se den en armonía ambos elementos. Pues es cierto que una bella nariz con insuficiencia ventilatoria nasal, sería considerada como un fracaso quirúrgico.

El cirujano plástico realiza un estudio minucioso de la condición física presentada por el paciente, para determinar cuál es el problema que está afectando la apariencia de su nariz, y luego de ello establecerá el procedimiento a seguir según sea el caso. Generalmente se siguen dos tipos de procedimientos: Rinoplastia Abierta o Rinoplastia Cerrada.

Cabe destacar que durante la realización del examen físico, el cirujano contempla elementos como grosor de la piel, fortaleza del cartílago de la nariz y otros aspectos que pueden determinar el impacto que pueda tener la Rinoplastia en la respiración del paciente, una vez realizada.

En cada tipo de Rinoplastia se emplean diversas técnicas que permitirán alcanzar el objetivo de la operación, como son: corrección, enderezamiento, reducción o incluso rotación de la punta de la nariz; siendo en este último caso, su orientación hacia arriba o hacia abajo, según el deseo del paciente.

Rinoplastia Abierta

Durante la Rinoplastia abierta, el cirujano tiene que efectuar un mayor trabajo; debido a que primero realiza un corte en la zona central de la nariz y de esta manera obtiene accesibilidad a los huesos y cartílagos.

Generalmente, este tipo de cirugía se emplea en aquellos casos donde la situación del paciente es más complicada, e incluso cuando necesita de varias operaciones correctivas; lógicamente esta dejará cicatrices, que irán desapareciendo progresivamente con el paso del tiempo.

https://www.youtube.com/watch?v=7fWnHEMHtqQ

Rinoplastia Cerrada

Cuando las personas se someten a una cirugía, generalmente buscan aquella que les deje menos cicatrices visibles, especialmente cuando se trata su rostro. La Rinoplastia cerrada es una de las más utilizadas por los cirujanos, debido a que no deja cicatrices.

Todos los cambios necesarios se realizan a través de las fosas nasales, llegando a los cartílagos, tabique o zona que necesite alteración; sin efectuar ningún tipo de incisiones exteriores.

Como se ha comentado, este es un tipo de rinoplastia ideal para la mayoría de las personas, y de gran comodidad para ellos, pues no tendrán ningún rastro de la intervención quirúrgica realizada en su nariz.

Rinoplastia Ultrasónica

La Rinoplastia Ultrasónica es una de las técnicas más novedosas empleadas para la remodelación de la nariz, que ofrece la ventaja de ocasionar menos inflamación, traumatismo o hematomas en el paciente.

Esta cirugía se apoya en la información suministrada por un aparato ultrasónico, que facilita la realización del corte de los huesos de manera precisa, para evitar desestabilizarlos; con lo cual el procedimiento es más rápido y seguro para el paciente.

Por otro lado, este tipo de intervención permite esculpir y remodelar los huesos sin tener que romperlos, facilitando posteriormente la recuperación del paciente, debido a que le ocasionará menos traumatismos; y con la ventaja adicional de que en tan solo dos semanas, su nariz lucirá un aspecto natural.

https://www.youtube.com/watch?v=zm6HUeEmxJ4

Complicaciones post-operatorias

Las personas se realizan una cirugía con la finalidad de resolver algún trastorno físico que les dificulta llevar una vida normal; en el caso de la Rinoplastia, el problema está asociado con la apariencia física de su nariz; pero como en toda operación, el paciente puede ser objeto de una serie de complicaciones post-operatorias.

Lo ideal es que todo salga bien y se pueda considerar que la Rinoplastia ha sido un éxito, pero cuando algo sale mal, el paciente puede experimentar los siguientes síntomas:

  • Dificultades para respirar a través de la nariz.
  • Sensación de entumecimiento, bien sea en la parte interior de la nariz, a nivel del tabique nasal o en el área circundante a la nariz.
  • Presencia de alteraciones en la piel sobre la nariz, sangrados, manchas, dolor o hinchazón.
  • Resultado final de la cirugía con un aspecto asimétrico o insatisfactorio para el paciente.
  • Cicatrices que no desaparecen con el paso del tiempo.
  • Algunos pacientes pueden necesitar un taponamiento nasal para evitar el sangrado.
  • Durante la cirugía pueden romperse algunos vasos sanguíneos.
  • Se puede presentar una infección, si no se mantiene el reposo y los cuidados requeridos durante los primeros días.

Una vez realizada la cirugía, se le proporciona al paciente una serie de recomendaciones para garantizar el éxito de toda la operación. Especialmente por el hecho de que el paciente deberá tener por algún tiempo unos tapones, férula y vendajes nasales, con la finalidad de mantener tanto el dorso como la punta de la nariz asegurados, hasta alcanzar la curación postquirúrgica.

Generalmente se da de alta al paciente tan pronto se pasa el efecto de la anestesia; sugiriéndole en este caso mantener reposo, donde al menos permanezca semisentado. Por otro lado es importante que ingiera suficientes líquidos, ya que sentirá resequedad oral en vista de que su respiración será por la boca.

En estos casos suelen recomendarse algunos medicamentos, entre los cuales se encuentran los analgésicos, que ayudan al paciente a disminuir el dolor ocasionado por la manipulación de los huesos de su nariz, durante la realización de la Rinoplastia.

Según sea su recuperación, durante los primeros cinco días se le podrá retirar el taponamiento al paciente; de igual manera se aprovecha para ajustar la férula al vendaje de la nariz, ya que a medida que baje la inflamación, este tiende a aflojarse.

La recomendación durante el período post-operatorio de la Rinoplastia, es que el paciente se aplique periódicamente una dosis de suero salino fisiológico en cada fosa nasal, para mantener una adecuada higiene y evitar una infección.

Tanto la férula, que es una estructura que da soporte a la nariz luego de la cirugía, como el vendaje, se mantienen por lo menos durante unas tres semanas. Luego de esto, el paciente deberá mantener la piel de su nariz bien protegida, especialmente de los rayos solares y ser masajeada con frecuencia para evitar desplazamientos o desvíos del dorso nasal.

La Rinoplastia es una cirugía que generalmente es bien soportada por la mayoría de los pacientes, y de igual manera su recuperación es bastante rápida. La principal molestia en el post-operatorio es sentir la nariz obstruida, pero solo será por unos días y luego de ello lucirá una nariz como siempre la había deseado, esto le permitirá verse y sentirse mejor física y psicológicamente.

Deja un comentario!