Mamoplastia, la operación sobre el aumento o disminución del busto

La Mamoplastia es una intervención quirúrgica enfocada al busto de la mujer, bien sea para reducirlo o para aumentarlo por medio de implantes. Es considerada como una cirugía plástica que permite recuperar el equilibrio de su figura, cuando esta se ve afectada a causa de una enfermedad o simplemente como consecuencia de cambios físicos experimentados con el paso de los años.

¿Qué es la Mamoplastia?

En la actualidad la cirugía estética es uno de los recursos médicos que la mujer tiene a su alcance, para corregir todos aquellos elementos de su cuerpo con los cuales no se siente cómoda.

Hoy en día pasar por el quirófano por razones de apariencia física, es algo considerado normal y común; lo que pocos años atrás no era visto de la misma manera; incluso había muchas personas que jamás habían escuchado el término de Mamoplastia o Mastopexia, y mucho menos estaban al tanto de que se trataba de una operación realizada para cambiar la apariencia de los senos en la mujer.

Ambos términos (Mamoplastia y Mastopexia) son empleados para identificar cirugías realizadas en la mama de una mujer y en esta ocasión abordaremos el tema, con la finalidad de darle a conocer a todos nuestros lectores de qué se trata este procedimiento.

La Mamoplastia es una cirugía plástica, mediante la cual se puede conseguir una mejoría en la apariencia física de los senos en la mujer, bien sea mediante el aumento o la disminución del volumen y forma de su pecho.

Una operación que gracias a los avances tecnológicos, se ha vuelto mucho más segura y frecuente aunado a que los resultados suelen ser gratificantes; pues el cambio de la apariencia física de las mamas, para la mujer, no solo representa una necesidad física; sino también una satisfacción psicológica para cada paciente.

Es necesario entender que toda intervención estética que es realizada a la mujer, nace de la inquietud por mejorar su aspecto físico, debido a que esto repercute en su salud emocional; pero no siempre lo que la impulsa a realizarse una mamoplastia se debe solo al deseo de querer cambiar su apariencia; sino posiblemente también debido al padecimiento de alguna enfermedad.

Como todos sabemos, el cáncer es un trastorno físico donde las células del cuerpo se multiplican sin control; y uno de los lugares de mayor incidencia para este tipo de padecimiento son las mamas y aunque las muertes por esta causa se han reducido a través del tiempo, aún sigue siendo la segunda causa de muerte por cáncer entre las mujeres.

Una de las cirugías más importantes en este sentido es la Mamoplastia, pues cuando una paciente pierde alguno de sus senos, como consecuencia de la enfermedad, mediante esta cirugía plástica tiene la oportunidad de seguir manteniendo su aspecto físico, con toda la belleza estética necesaria para continuar disfrutando de la vida.

Mamoplastia de Aumento

La Mamoplastia de aumento es una cirugía destinada a mejorar el volumen y la forma del pecho femenino. Se trata de un tipo de intervención quirúrgica solicitada por la mujer debido a diversas circunstancias, sobre las cuales describimos a continuación:

  • Cuando la mujer no está satisfecha con el tamaño de sus senos, especialmente en el caso de las jóvenes.
  • Debido a los cambios físicos experimentados luego del embarazo y la lactancia, donde los senos tienden a deformarse o caerse, por falta del adecuado volumen.
  • Aquellos casos en que es necesaria la reconstrucción mamaria, luego del padecimiento de algún tipo de enfermedad con la cual se ha pedido el seno, como por ejemplo en el caso de la mastectomía, que es la extirpación del tejido mamario y del pezón.

Básicamente se puede decir, que la Mamoplastia de aumento es una cirugía de reconstrucción realizada para corregir defectos congénitos de la mama y la pared torácica. Para ello se aplica el aumento de volumen, se corrige la forma y se le da textura a los senos, de modo que mantengan una apariencia siempre firme y saludable.

https://www.youtube.com/watch?v=lTsZwGuOeUU

Procedimiento Quirúrgico

El primer paso consiste en determinar el tipo de prótesis que será colocada en la mujer, para lo cual deberá realizarse la elección correcta en función de la anatomía de la misma. Dichas prótesis están formadas por envolturas de silicona y un relleno en forma de gel o solución salina.

Generalmente, el cirujano coloca los implantes luego de someter a la paciente a una anestesia general; para ello puede seguir varios procedimiento en función de las vías de aplicación, con la finalidad de evitar dejar demasiadas cicatrices visibles:

  • Submamaria, realizando el corte en el surco inferior del seno.
  • Periareolar, cuando se efectúa entorno al borde inferior de la areola.
  • Axilar, aprovecha los pliegues debajo de los brazos.
  • Umbilical, es uno de los menos visibles, pero solo puede ser realizado con prótesis rellenas de solución salina.

Lo más importante es que se trata de una cirugía sumamente rápida, la cual puede llevar aproximadamente unos 45 minutos y la mujer se recupera con prontitud; únicamente deberá cuidar sus senos por algunos días, para que el cuerpo acepte bien las prótesis.

Tipos de implantes

Los implantes mamarios son los dispositivos empleados dentro del campo de la cirugía estética para mejorar la apariencia física de la mujer, proporcionando el aumento de volumen mamario, ajustando su forma o apariencia, cuando se ha distorsionado debido a diferentes causas.

Para cumplir este objetivo, se encuentran en el mercado comercial gran variedad de prótesis, que son las empleadas para la realización de estos implantes y las cuales se clasifican de acuerdo con los factores que se indican a continuación:

  1. Según su forma:

Se pueden encontrar prótesis de forma redonda, los cuales cuentan con poca base y son anatómicos, algunos incluso similares a una lágrima, se presentan con una forma ovalada, son los más solicitados. Estos implantes le confieren una apariencia natural al seno, una vez aplicados, especialmente en su parte inferior.

  1. Según su superficie:

De acuerdo a esta característica se pueden encontrar implantes de apariencia lisa, con los cuales se requieren cortes de menor tamaño y otros rugosos, debido a que son texturizados, para que tengan una mejor adherencia al tejido del área periprotésica, de esta forma se impide su movilidad una vez que son colocados a nivel del tórax.

  1. Según su relleno:

Este es uno de los elementos de mayor relevancia, pues si ocurre un accidente con el implante, el líquido que contiene se infiltraría en el organismo de la mujer, ocasionándole una serie de consecuencias.

El relleno generalmente puede ser suero fisiológico o silicona, aunque en la actualidad se emplea además el gel cohesivo. Todos cuentan con una cubierta externa realizada a base de silicona.

Asimismo existen implantes de poliuretano, rellenos de silicona, pero estos se caracterizan por ser más resistentes al paso de los años.

Como se puede observar, existen varias alternativas en cuanto al tipo de implante a emplear durante una Mamoplastia, la mujer es quien decidirá cuál es el que se adapta mejor a sus deseos; siempre bajo la recomendación previa de su cirujano, quien podrá ofrecerle las mejores alternativas de acuerdo con su contextura física.

Mamoplastia de Reducción

La Mamoplastia de reducción es empleada generalmente con la finalidad de eliminar el exceso de grasa, tejido y piel de las mamas; cuando la condición física de la persona amerita este tipo de cirugía.

En la mayoría de los casos, se decide optar por este procedimiento cuando las mamas son muy grandes, de modo que al reducirlas se alivia el trastorno ocasionado por su tamaño y se alcanza con ello una mejor proporcionalidad del cuerpo de la mujer, además de poder corregir una serie de detalles físicos de su apariencia durante esta misma intervención.

Adicionalmente, gracias a este procedimiento quirúrgico la mujer suele mejorar su autoestima, logra aumentar su autoconfianza e incrementa su comodidad al participar en actividades físicas, especialmente en el caso de las deportistas.

https://www.youtube.com/watch?v=zF88a2Haaxc

Procedimiento Quirúrgico

La Mamoplastia de reducción puede ser realizada siguiendo varios procedimientos, ya que se basa en una cirugía mediante incisiones y liposucción, con la finalidad de retirar la grasa acumulada en exceso en los senos.

Con base en lo anterior, el procedimiento principal en estos casos consiste en realizar la incisión alrededor de la areola, justamente debajo de cada seno; luego se retira el exceso de grasa, tejido y piel hasta llevarlo al tamaño deseado. Finalmente se remodela y reposiciona el seno ubicando el pezón y la areola en su respetivo lugar.

Posibles Complicaciones

La Mamoplastia, como se ha comentado, es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se cambia el tamaño de las mamas a una mujer; independientemente de la finalidad por la cual se haga, es posible que tenga que enfrentar algunas complicaciones, sobre las cuales describiremos brevemente en este apartado.

Contractura capsular

Es una de las complicaciones más frecuentes y en la mayoría de los casos requiere realizar nuevamente la cirugía. Cuando ocurre, se forma una cápsula alrededor de la prótesis, como una reacción del cuerpo ante un agente extraño a él.

Asimetría

Cuando la apariencia física de ambos senos no queda con cierto grado de simetría, y se necesita reintervenir para movilizar el implante alterado.

Bottoming Out

Es cuando el surco submamario muestra un descenso, con el desplazamiento inferior del implante, y en consecuencia las mamas presentan un aspecto caído, que debe ser corregido con una nueva cirugía.

Rippling

Las mamas pueden experimentar ciertas rugosidades, especialmente cuando se emplean prótesis de suero salino de primera generación, para los implantes de silicona. Asimismo la mama experimenta un adelgazamiento en algunas áreas, para lo cual es necesario otra cirugía donde se aumente el volumen de la zona deprimida.

Sinmastia

Este tipo de complicación se caracteriza por la pérdida del surco entre ambas mamas, generalmente cuando son muy grandes y si se realiza una mayor disección del polo medial entre ellas. Se requiere en este caso una cirugía secundaria, mediante la cual se corrige la deformación.

Sensibilidad del Pezón

Se trata de una complicación bastante inusual, pero puede presentarse y en este caso el problema generalmente se corrige con el paso del tiempo.

Rotura de la Prótesis

El riesgo de rotura de prótesis siempre está presente desde el mismo momento de la implantación, pero generalmente es bastante bajo; especialmente si el cirujano realizó una adecuada manipulación de la prótesis y el paciente no ha sufrido traumatismos.

Para verificar la condición del implante es necesario hacer uso de una ecografía o resonancia magnética, si se sospecha de su rotura, donde el cambio es obligatorio.

Post-Operatorio

Luego de cada uno de los procedimientos quirúrgicos, las mamas se protegen mediante gasas o vendajes; en algunos casos se coloca una sonda para drenar el exceso de sangre o fluido a consecuencia de todo el procedimiento.

El especialista médico sugerirá a la paciente algunos analgésicos y antibióticos con la finalidad de evitar la infección y controlar el dolor, una vez que pasa el efecto de la anestesia.

Se espera que la paciente siga una serie de recomendaciones durante algunas semanas luego de su cirugía, para garantizar el éxito de la Mamoplastia, tal y como se indica a continuación:

  • Se deben mantener los vendajes durante todo el tiempo recomendado por el cirujano.
  • Las mamas pueden estar sensibles, inflamadas y con hematomas, lo cual es una condición normal, que va pasando progresivamente.
  • Se recomienda la utilización de un sostén de compresión elástica, que permita mantener protegidas las mamas.
  • Es importante evitar levantar peso o realizar esfuerzos con los brazos, durante las primeras semanas, hasta que se logre el asentamiento y cicatrización definitiva de las prótesis en el cuerpo de la mujer.
  • Deberá en este caso limitar su actividad física por lo menos durante unas cuatro semanas.
  • Las cicatrices van desapareciendo, incluso se pueden emplear cremas posteriormente para que ayuden a su adecuada cicatrización, con el tiempo serán imperceptibles.

https://www.youtube.com/watch?v=Aqvde-d5Im4

Es importante realizar una visita de seguimiento con su cirujano, para retirar los puntos y controlar cómo se está desarrollando la recuperación de la paciente, especialmente para reconocer si su cuerpo está aceptando bien este elemento extraño.

Si la información contenida en este artículo ha sido de su agrado, le invitamos a continuar con la lectura de los siguientes temas:

Deja un comentario!