Liposucción sin cirugía

Hay personas que piensan que la liposucción sin cirugía es imposible. Sin embargo, existen distintas técnicas que son menos invasivas, porque no incluyen con exactitud un proceso quirúrgico. Conocer esas técnicas que existen gracias a los avances tecnológicos ayudará a las personas que quieran presentar una mejor apariencia fisica.

¿Qué es una liposucción sin cirugía?

La liposucción sin cirugía es un proceso en el cual se extrae grasa localizada en ciertas partes específicas del cuerpo. Las técnicas que se usan para disolver y expulsar tejidos lipídicos de manera natural no son invasivas. Los resultados que ofrecen estos procedimientos son efectivos a largo plazo.

Estos métodos les dan a las personas la posibilidad de experimentar una remodelación positiva del cuerpo. Debido a que el individuo no tendrá que someterse a un proceso quirúrgico, el tratamiento es bastante seguro. Por eso, cada vez más personas esculpen su cuerpo usando dichas técnicas, asegurándose de mantener los cuidado correspondientes para lograr la efectividad.

Tipos de liposucciones sin cirugía

Una de las ventajas de la liposucción sin cirugía radica en la variedad de técnicas que existen para efectuarla. Estos tratamientos menos invasivos poseen claras diferencias entre sí que permiten la distinción entre un proceso y otro. A pesar de esas distinciones, los métodos permiten la obtención de resultados satisfactorios muy similares.

Conocer uno a uno en qué consiste cada tipo de liposucción que carece de cirugía resulta muy útil. Las personas que desean reducir la grasa corporal se beneficiarán de obtener esta información. De esa manera, podrán tomar una decisión sobre cuál tratamiento elegir, basándose en los conocimientos obtenidos.

Lipoplastia – Una liposucción sin cirugía

El tratamiento consiste en la infiltración de solución de tipo salina, además de activos lipolíticos y drenantes. Esa infiltración se hace directamente en los tejidos grasos para luego aplicar el ultrasonido, eliminando la grasa naturalmente. La lipoplastia es practicada en mujeres y hombres con depósitos desproporcionados de grasa que afectan la figura de su cuerpo.

Las personas con una piel con buena elasticidad experimentan mejores resultados ya que esta se ajustará bien al contorno nuevo. Este tratamiento es realizado en las mejillas, los glúteos, la papada, el abdomen, las piernas, la cintura y el cuello. Debido a que la lipoplastia solo moldea el cuerpo, quizás los pacientes deban perder peso antes de someterse a ella.

Dermalyx

La liposucción sin cirugía conocida como Dermalyx se basa en aplicar micro inyecciones compuestas por ácido desoxicólico de sodio. Esas inyecciones son aplicadas en las zonas donde la grasa está localizada. Esa sustancia naturalmente se encarga de estimular procesos de metabolización para la eliminación de grasa corporal.

Una aguja de gran espesor se usa para que el ácido penetre células adiposas para romperlas y eliminarlas mediante el sistema linfático. El proceso se ejecuta en más de una sesión, dependiendo del estado del paciente, pero es muy efectivo y seguro. Esta alternativa sana tiene el objetivo de eliminar la grasa acumulada en los glúteos, el abdomen y los muslos.

Criolipólisis

La técnica Criolipólisis es efectuada con un aparato encargado de aplicar un frio intenso que acabará con células adiposas. De esa manera, se elimina la grasa y la celulitis de las zonas tratadas sin dañar los tejidos cercanos. El tratamiento no es invasivo pero puede ser un poco molesto debido a las bajas temperaturas que ocasionan ardor.

Después de cada sesión, la piel presentará algunos moretones pero con el paso del tiempo se percibirán los resultados. Entre diez y veinte sesiones son necesarias para que la grasa sea reducida en la zona que se está tratando. A pesar de que se debe acudir a un centro médico, no se somete al cuerpo a un proceso quirúrgico.

Hidrolipoclasia

La Hidropoliclasia es un tipo de liposucción sin cirugía en la que se inyecta profundamente solución fisiológica estéril. Luego de ello, se realiza un masaje utilizando un aparato que produce ondas ultrasónicas. Esa onda rompe células adiposas para que esta pueda disolverse de manera natural mediante la orina.

Esta técnica de forma fácil y segura logra eliminar la grasa del abdomen, la cintura, los muslos y las caderas. A pesar de que las inyecciones se aplican directamente en los tejidos adiposos, siguen siendo necesarias varias sesiones. De acuerdo a la condición en la que se encuentra el paciente se determina el número de sesiones.

Aqualix

El método que se basa en aplicar micro inyecciones compuestas por ácido desoxicólico de sodio. La sustancia de origen natural estimula los procesos de eliminación de grasa. Es necesario aclarar que el tratamiento no combate la obesidad como tal, ya que solo se encarga de reducir la grasa.

Gracias a este tipo de procedimientos, las personas pueden tener muslos, glúteos y un abdomen moldeados.

Lipobarrido

El método del lipobarrido es una de las técnicas de liposucción sin cirugía que eliminan la grasa naturalmente. Cada sesión del tratamiento celular intradérmico dura 45 minutos y, al mismo tiempo, combate la celulitis. Además de ello, el procedimiento reafirma la musculatura y la piel de las zonas corporales donde es efectuado.

Un aparato emisor de energía en los tejidos adiposos es empleado en este proceso para destruirlos, logrando expulsarlos mediante el sistema linfático. Este artefacto también produce estímulos para la renovación de la producción del colágeno, lo que a su vez evita la flacidez. Además de ello, al producir contracciones musculares, contribuye a la tonificación corporal.

Lipolyx

Uno de los métodos de la liposucción sin cirugía es denominada Lipolyx y es una combinación de intralipoterapia y cavitación. En primer lugar, la sustancia es inyectada en las zonas donde se encuentra la grasa acumulada. Después de eso, se emplea la técnica de cavitación, logrando que el calor rompa los tejidos adiposos.

Al igual que sucede con el resto de técnicas, se requiere del sometimiento a más de una sesión para obtener efectos satisfactorios. Un mínimo de tres sesiones y un máximo de seis sesiones marcarán la diferencia en la reducción de grasa. La combinación de esta técnica con otros métodos es la decisión a tomar en los casos de personas con abundante grasa corporal.

Lipoláser

La lipoláser es uno de los tipos de liposucción sin cirugía que se está popularizando en la actualidad. Eso se debe a que los resultados que se obtienen son bastante similares a los efectos de la liposucción tradicional. El láser es empleado para romper las grasas con alta precisión sin necesidad de extracción directa.

El cuerpo se encarga de eliminar la grasa rota de manera natural debido a su transformación a líquido oleoso. Quienes se someten a una liposucción láser no necesitan ser hospitalizados debido a que esta técnica no es invasiva. Los cúmulos antiestéticos de grasa que deforman la figura desaparecerán con este tratamiento.

Deja un comentario!